Hockey Femenino

Escrito por dportesescolar2010 31-05-2010 en General. Comentarios (0)

 

 

 

 

Juego de hombres. Hasta hace un año el hockey patín estaba reservado sólo para los chicos en el Instituto Miguel León Prado, colegio conocido como semillero de selecciones nacionales y cuna de este deporte en el país.

Sin embargo, la llegada del profesor Eduardo Flores trajo vientos de cambio. El nuevo técnico llegó acompañado de su pequeña hija Catalina, quien ya era jugadora en Bata, club de Peñaflor desde donde provenían.

Con apenas ocho años, la joven deportista logró que la dirección del colegio sanmiguelino le permitiera competir junto a los varones, para no interrumpir su formación deportiva, que había comenzado a los dos años.

Y aunque la situación no complicaba su actividad competitiva, ya que hasta los 10 años esta disciplina se practica en equipos mixtos, Catalina soñaba con poder jugar con más niñas, por lo que comenzó a visitar a la directora Inés Morales para hablarle de este tema. "Fui muchas veces a preguntarle si podíamos hacer hockey de mujeres, hasta que me dijo que iba a ver si se podía", cuenta la hockista, quien reconoce que el triunfo de Chile en el Mundial femenino, realizado en San Miguel, en 2006, fue un impulso vital para sus pretensiones.

Según explica el DT Eduardo Flores, "con las 'Marcianitas' se masificó la práctica del hockey en patines y nos ayudó mucho, porque la gente se motivó. Las mamás empezaron a preguntar y gracias a la directora, que se puso la camiseta por las niñas, se abrió la rama femenina". 

"Cuando dijeron que iban a hacer hockey las más chicas estaban felices y altiro se metieron, muchas se vinieron de sus clubes al colegio", dice Catalina.

En una primera etapa, la rama femenina se abrió para niñas de Primero a Cuarto Básico. Isidora Calderón, una de las más pequeñas del equipo, cuenta que "estaba inscrita en danza, pero cuando empezó el hockey me metí, porque toda mi familia lo practica". Aunque lleva menos de un año practicando, ella ya sueña con la "Roja": "Me gustaría llegar a la selección y me gusta cómo juega Francisca Puertas, porque anota muchos goles".

Pilar Vélez, en tanto, es una de las más experimentadas del grupo. Este año, cuando se abrió la rama hasta Cuarto Medio, no dudó en dejar su club, la UC, e inscribirse en el equipo de su establecimiento. "Siempre quise jugar por el equipo de mi colegio", asegura y explica que "las que jugábamos en otros clubes ya tenemos la base y debemos ser un ejemplo para las más chicas". 

Para Pilar, vestir la camiseta verde le ha traído muchas satisfacciones, sobre todo porque su esfuerzo es valorado. "Cuando juegas en otro lugar a veces que ni te creen, pero ahora todo el colegio está enterado, salimos en la página web y todos nos felicitan. Eso es una motivación más para jugar".